Foro: ¿Debemos legalizar la marihuana en Chile?

El viernes 24 de Junio a las 13:30 Hrs tuvo lugar un foro para discutir la legalización de la marihuana, analizando las razones a favor y en contra.

Los invitados fueron:

-Claudio Venegas, coordinador general de Revista Cañamo / MOVIMENTAL

-César Miranda Reyes, vocero de Red Liberal

-Jorge Fábrega, economista y sociólogo PUC, académico UAI, Ph.D. Universidad de Chicago

Fué en El “ágora” de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile

El video está disponible aquí: http://bit.ly/nJathz

 

Anuncios

¿Dónde están los políticos?

Publicada en El Mostrador, 21 de Julio del 2011 (de mi autoría)

El 11 de diciembre del 2005, 575.084 personas acudieron a las urnas y votaron por alguna de las siguientes personas: Carolina Tohá, Andrés Allamand, Evelyn Matthei, Pablo Longueira y Andrés Chadwick. Esa misma noche se enteraron que su candidato(a) había sido elegido(a) diputada o senador(a). Esa misma noche celebraron “la fiesta de la democracia chilena”. Pero la persona por la que habían votado cesó en sus funciones antes de terminar su mandato para irse al Poder Ejecutivo.

En Chile escasean los políticos. Sólo eso explica que se esté haciendo costumbre que los gobiernos tengan que ir a buscarlos al Congreso para llenar ministerios. Así lo hizo la ex presidenta Bachelet al nombrar ministra a la entonces diputada Carolina Tohá. Y de igual modo lo ha hecho el Presidente Piñera al nombrar cuatro senadores como ministros.

En marzo del 2009, el nombramiento de Carolina Tohá como vocera de Gobierno estuvo lleno de polémicas. Si bien, no era la primera vez que un parlamentario en la historia de Chile pasaba desde el Congreso al Poder Ejecutivo, sí era la primera vez desde el retorno a la democracia. La inquietud ciudadana era doble. No sólo incomodaba que personas elegidas popularmente para un cargo lo abandonaran para asumir otro. También molestaba que ello se hiciera de tal forma para que ministros terminaran ocupando sus puestos vacantes en el parlamento, más aún ad portas de una elección parlamentaria (como lo hizo el actual diputado Felipe Harboe).

Por aquellos días, autoridades políticas cercanas al actual gobierno fueron taxativas en criticar el nombramiento de Tohá. Y en ese reclamo, parecían leer adecuadamente el desencanto ciudadano con los acuerdos de pasillo y la política alejada de la gente. Por ejemplo, el actual senador Carlos Larraín (que tampoco llegó al Senado por voto popular, sino que en reemplazo de un senador nombrado como ministro) criticó fuertemente al gobierno de Bachelet porque con esa práctica el Poder Ejecutivo adquiría “una palanca muy potente para ir modificando a su gusto la composición de la Cámara de Diputados o el Senado” (fuente: http://bit.ly/oLSqMP).

No obstante, pese a todos los reclamos, el Tribunal Constitucional ratificó que el nombramiento no violaba la carta fundamental: todo estaba en regla. Formalmente, todo estaba en regla.

Como todo estaba constitucionalmente en regla, en enero pasado, los nombramientos de los senadores Andrés Allamand y Evelyn Matthei como ministros incomodaron, pero fueron menores las quejas. Por un lado, la necesidad de políticos de peso en el gobierno era beneficiosa para todos (gobierno y oposición); por otro, las segundas ocasiones suelen ser menos impactantes que las primeras. Los ciudadanos fuimos testigos de cómo los roles se invertían y ahora eran dirigentes de la Concertación los que enrostraban a Carlos Larraín sus propias palabras. Ellos, políticos de la Alianza y la Concertación, jugaban a fagocitarse los unos a los otros ante la incredulidad y resignación ciudadana.

No obstante, en forma paralela, se ha ido gestando en la población un malestar profundo hacia esta democracia representativa de la que este desfile de los mismos en las “sillas musicales” es sólo la punta del iceberg. Dicho malestar finalmente ha empezado a cristalizarse en marchas ciudadanas y en desaprobaciones históricas de todos nuestros representantes. Y ni los unos ni los otros saben qué hacer. Por décadas, nuestras autoridades políticas se han encargado de desprestigiar su profesión. Acusándose mutuamente de querer “politizar” esto o lo otro como si no se tratara de eso su rol; escudándose en que “esa es una materia técnica, no política” para no asumir las responsabilidades que conllevan sus cargos. Etcétera. La cúspide del absurdo ha sido pretender que se puede “gobernar con los mejores” como si el acto de gobernar fuese un asunto de quién domina mejor otra técnica que no sea el sincero acto de debatir, convencer, persuadir y consensuar; es decir: de hacer política.

Pero la élite política no quiere escuchar (¿o quizás no puede?). Antes no escuchó la Concertación y, ahora, la Alianza parece que tampoco quiere hacerlo ¡Otros dos senadores como ministros! ¿Por qué sacarlos del Congreso?

En nuestro letargo ciudadano hemos aceptado el que cada vez con más descaro nos impongan candidatos que a veces corren solos por cupos parlamentarios. Pero este hacer y deshacer saltándose toda prudencia está llegando a niveles de descaro peligrosos. Es triste constatar cómo entre la Concertación y la Alianza están matando nuestra precaria democracia y como se ríen en nuestras caras de nuestros votos. ¿Cómo convenzo a mis estudiantes que se inscriban porque sus votos cuentan? (¿cuentan?) Sólo queda esperar que los rumores no sean ciertos y no intenten, además, enviar al Senado a una ahora ex autoridad ministerial.

Nuestra élite política está cómoda en sus asientos binominales al tiempo que hierve sangre indignada entre los “representados”. A la política, su actividad, la han basureado. Y a nosotros nos han “repactado unilateralmente” un sistema político que llora a gritos una reforma. Yo me pregunto: ¿dónde están los políticos?

The terms that you use shape the way that you think – Chilean Academia in Economics #sna #madewithgephi

(Research in progress)

What are the main terms used in the production of knowledge in the field of economics in Chile? And how have they changed over time? The  following two graphs give us a general view of the answers to these questions. Each one shows the relationship among concepts extracted from all the titles of all made-in-Chile ISI articles in the field of Economics in a given period of time (source: ISI Web of Knowledge)

Figure 1: Concepts behind the production of knowledge in the field of economics during the 1990s.

Figure 2: Concepts behind the production of knowledge in the field of economics during the 2000s.

Some additional insights can be found here (in Spanish)

Soy chileno soy, soy chileno soy, soy chileno soy,… chileno soy yo!!!

Esa tarde del 22 de agosto del 2010, aquél cántico con el que los fanáticos del fútbol alientan a la selección chilena se propagó por pueblos y ciudades con un nuevo y profundo significado. No creo exagerar. Lo que sucedió aquella tarde fue genuina alegría nacional por algo distinto a un éxito deportivo ¡Los mineros atrapados en la mina San José estaban vivos!

Rápidamente, la alegría invadió por igual a todos. Las banderas chilenas empezaron a aparecer en ventanales, balcones y puertas de entrada. Las bocinas de los autos se repetían una tras otra en una sola y gran celebración. Plaza Italia, el lugar tradicional de las celebraciones en Santiago de Chile, fue invadida por una multitud contenta, esperanzada y orgullosa. Y no se trataba de fútbol.

Si los acontecimientos hubiesen acabado aquél día todo habría sido sólo una linda anécdota. Pero el largo proceso de rescate que vino después dejó una huella indeleble en la historia del país. Fue uno de esos raros hitos en los que se plasma y consolida la identidad de una nación. Tuvo todos los elementos: la minería (el sueldo de Chile), el heroísmo y garra minera, la larga espera, la solidaridad anónima de millones y esa frase que quedará para la eternidad “estamos bien en el refugio los 33″… en fin, todos los elementos que transforman un evento noticioso en un hecho histórico.

Los efectos políticos y sociales recién empezaron a asimilarse con el paso de los meses. Por un lado, la investigación sobre las causas del derrumbe puso a las condiciones laborales en la primera línea del debate nacional. Segundo, ahora que no era pura morbosidad, la prensa dio rienda suelta a su indagación en la vida de los mineros y sus familias (al punto que se hicieron comunes sus aparaciones en programas estelares de televisión). Tercero, la expectativa de un rescate difícil pero inminente mantuvo a la población nacional atenta, vigilante y opinante. Y la clase política tuvo que reaccionar.

En aquella trama estuvo la semilla desde la cual germinó un consenso político-social nacional que destrabó importantes reformas legislativas sobre una máxima simple pero inédita en la historia de Chile: el crecimiento económico no podía seguir sosteniéndose a costa del desarrollo y dignidad de importantes segmentos de la población.

Por último, con el paso de los años, sobre aquella epopeya se construyeron relatos de patriotismo y orgullo que contribuyeron a formar la particular identidad nacional (optimista y meritocrática) que caracterizan hoy a los chilenos de mediados del siglo XXI.

Feeding political support through social networking

The email below is a great example of a smart use of not face-to-face interaction to produce closeness and fondness using arguably impersonal means. The guys behind Organizing for America have produced several examples of the same kind during Obama’s term. They are simply moving the frontier of imagination in transforming civil engagement on public issues. Good job.

_______________________________

from Michelle Obama <info@barackobama.com>
reply-to info@barackobama.com
to Jorge Fábrega
date Tue, Jul 27, 2010 at 9:34 AM
subject Will you sign Barack’s birthday card, Jorge?

Jorge —

Every year, our family tries to come up with a fun way to wish Barack a happy birthday.

And this August 4th, when he turns 49, I have something new in mind.

This has been a big — and hectic — year for him. After signing the Affordable Care Act and Wall Street reform into law — and completing his first year as president — I think it’s safe to say we will remember it for a long time.

And I know full well how much he credits this movement, and the work of supporters like you, for the change that we’ve accomplished.

So I’m putting together a birthday card that I would like you to sign. Together with other Organizing for America supporters — and me, Malia, Sasha, and Bo — we’ll wish him a happy birthday and let him know that we’re ready to take on the year ahead alongside him.

Will you wish Barack a happy birthday with me?

This year also brought a lot of surprises — some good and some bad.

Supporters like you have helped him make the best of it — by contacting Congress to help push stalled legislation forward, by re-engaging supporters in the political process, by giving back with service projects across the country, and so much more.

And while we can’t know what the coming year will bring, all of us, working together, will continue pushing forward for change.

Will you help make this a memorable birthday for Barack and wish him a happy 49th?

http://my.barackobama.com/birthday

Thanks so much,

Michelle Obama